Mi Otoño.

Después de un mes sin escribir, me siento culpable por no encontrar tiempo para hacer lo que me gusta, aunque ya se sabe esto de la Universidad y sus trabajos.

 

Pero bueno, ya he conseguido sacar unos minutos- literalmente, unos minutos, porque después tengo que ponerme a terminar un trabajo– para actualizar el blog, y lo voy a hacer con el típico Tag de Otoño.

 

Creo que es lo más adecuado porque si me pusiese a hablar de TODO lo que me gusta del Otoño, necesitaría otros mil blogs más. 

Así que ahí va.

(Espero que os guste, y si lo queréis hacer, dejadme vuestro link para verlo)

Un besazo.

 

¿Cuál es tu producto de labios favorito? 
Para este frío que se te mete en los huesos tan típico de Madrid, la típica vaselina de la cajita rosa que todos tenemos por casa es lo mejor que puedes llevar encima, pero para dar un toque de color, tengo que decir que mi producto favorito es LIPFINITY COLOUR & GLOSS LIP GLOSS (Max Factor) en el tono ‘Reflective Ruby’ (550), no tanto por su calidad pero por ese color burdeos tan TAN otoñal

¿Cuál es tu esmalte favorito?

Cualquiera de tono apagado, pero especialmente los de tono burdeos. 

 

¿Cuál es tu bebida favorita?

El café, bien caliente y con poco azúcar.

¿Bufanda o pañuelo?

Los pañuelos son para el Verano. 

Está claro que las bufandas, sobre todo las de tres metros que me hace mi abuela- no estoy exagerando.

¿Conjunto favorito para Otoño?

Algo de color apagado y abrigado pero sin llegar al exceso. De todas formas, os dejo mi conjunto ideal para Otoño en ESTE (mi) otro blog.

 

¿Productos faciales favoritos?

Seguro que La Máscara, una mascarilla para uso diario de Lush en la que merece la pena de verdad invertir lo que cuesta (quita esos granitos tan típicos que te salen cuando no deberían y te deja la piel que te pasarías acariciándola hasta cansarte).

También de Lush, el famóso tónico Tea Tree Water, que no se puede decir NADA malo de él.

Y por supuesto, una crema hidratante poco grasa.

¿Pelo suelto o recogido?

No creo que haya ninguna persona de pelo largo a la que no le entren ganas de cortárselo cuando vienen esas rachas de viento dignas de Arkansas, así que yo me quedo con un recogido cómodo y rápido, ya sea coleta alta o moño despeinado de día-de-limpieza, siempre y cuando abrigues al cuello con la bufanda más caliente y suave que tengas. 

¿Libro de Otoño?

Esto es muy subjetivo, pero MIS libros más favoritos para Otoño deben ser los de no-ficción, como los de Paul Auster, o, realmente, los que cuentan una historia bonita. 

Entre los que me están haciendo compañía en mis horas de Renfe esta estación están Diario de Invierno del gran Paul Auster, o Lowboy de John Wray. 

Muy recomendables.

 

¿Película de Otoño?

Mi película de Otoño- y también una de mis favoritas- que siempre veo más de una vez en esta estación es My Blueberry Nights. También tendría que destacar la genial Brokeback Mountain o la igualmente genial Smoke, con guión de Paul Auster, aunque esta quizás sea más apropiada para la época navideña (cuando la veáis, lo entenderéis).

Y ya por último, y como una recomendación personal que no a muchos gustará, la película La pistola de mi hermano, de Ray Loriga- mi escritor favorito.

¿Plan de Otoño?

Dar una vuelta por el Centro con la cámara al cuello y un café bien caliente en la mano.

 

 

Advertisements

Cosas que me hacen FELIZ.

El otro día, hablando con una amiga sobre nuestro posible futuro, surgió la pregunta ¿Pero tú vas a ser feliz trabajando en eso?

Claramente, ella se refería que si a mí me gustaba de verdad lo que en ese momento propuse.

Sí, claro que me gusta. Y si me gusta, pues seré feliz. Digo yo. *risas*

Pero algo de esa pregunta, hecha sin ninguna intención oculta, se me quedó en la cabeza y, aprovechando la hora y media de Universidad-Casa en tren, empecé a darle vueltas.

Porque claro, si te gusta tu trabajo vas a ser feliz EN TU TRABAJO.

Pero hay otras partes de la vida que son importantes, en las que también debemos de hacer lo que nos gusta para así ser más felices.

Así que me he propuesto hacer una lista de COSAS QUE ME HACEN FELIZ y la voy a ir cumpliendo día a día- o semana por semana, que a veces necesitamos estar tristes o enfadados un poco, ¿no?

Que hasta que llegue mi época de Trabajo-Familia-Casa-Demás, queda un poco de tiempo.

Lista de Cosas que me Hacen MUY MUY MUY Feliz

·Hacer reír a mi hermano.

·Hablar con mi madre.

·Tomar café los días de frío y que mi nariz deje de estar helada.

·Leer.

·Estar inspirada MUY inspirada.

·Poder dormir de un tirón toda la noche.

·Hacer fotos.

·Hablar con mis amigas de toda la vida.

·Escuchar las anécdotas y las historias de mis abuelos.

·Hacer reír a mi padre.

·Hacer cien un MILLÓN de listas.

·Escuchar a Bob Dylan.

·Té, velitas y WordPress.

·Este libro.

Image

·Y, por supuesto, ESTE.

Image

·Mi habitación- especialmente cuando está colocada y en orden.

·Madrid.

·Escuchar mi música.

·Salir con mis amigos.

·El chocolate.

·Conocer gente interesante.

·Planear viajes o eventos con mi gente.

·La carrera que estoy estudiando.

·Proyectos de cosas bonitas.

(ETC)

Por ahora, esa es mi lista.

Y me hace ilusión saber cómo puedo ser feliz.

Vosotr@s también deberíais probar a hacer una (es genial).

UN BESO ENORME.

A.

“Hoy se sale”

¿Y lo que me gusta a mí una fiesta?

Cuando mis amigos me sorprendieron diciéndome que, por fin, este finde salíamos, casi lloro de la emoción.

(Con la cosa de ‘En Agosto, vacaciones, la vuelta a la Universidad, a la rutina y al aburrimento en forma de estrés’, llevábamos casi un mes sin divertirnos como es debido).

¡Pero hoy es Sábado con S de Salir y reírSe mucho rato!

Así que aquí estoy, esperando a que se me seque el pelo y las uñas para empezar todo el lío.

Y es que eso es lo que más me gusta: el lío.

Elegir la ropa, el maquillaje, el peinado; buscar vídeos en YouTube con tips que ayudan a parecer perfecta; las charlas largas por WhatsApp tipo A qué hora se queda, Dónde nos vemos, ¿Y ese sitio dónde está? … Pensar que esa noche vas a disfrutarla y no vas a pegártela estudiando ‘Marketing and Comunication techniques’ es lo mejor de todo.

Y, por supuesto, verLES.

Y las fotos.

Espero que este Sábado lo paséis haciendo algo que os guste- ya sea fuera o dentro de casa- y, sobre todo, con GENTE BONITA.

Muchos besos.

Image

La creatividad y yo.

Desde pequeña, me gustaba imaginar mis juegos. 

Es decir, que me molaba más imaginar que estaba conduciendo un coche, trabajando en una oficina o cocinando, que jugar con los típicos muñecos-bebés.

 

Siempre me dijeron que era muy creativa y, afortunadamente, tengo unos padres maravillosos que me dieron todo lo necesario para que siguiese ‘a lo mío’.

 

Después de descartar la idea de ser pintora- ni siquiera sirvo para el arte abstracto- o cantante- no queréis oírme cantar, os lo juro-, no conocía ninguna otra forma de arte que se me diese bien.

Hasta que cogí un lápiz y un taco de folios en blanco y me puse a escribir todo lo que pensaba, a dibujar con palabras todos mis sentimientos y mis historias.

A los 17 años terminé mi primer ‘relato largo’. (No se puede considerar relato porque dura mucho más, pero tampoco es una novela.) No he pensado ni una sola vez en publicarla, porque es mía y mi objetivo no es que me conozcan, si no pasar un gran rato a solas en mi habitación cada día, imaginando la vida de esos personajes.

Nunca me he sentido tan bien conmigo misma que esa madrugada de Agosto.

 

 

Sin embargo, y paralelamente a mi búsqueda de cualquier forma de creatividad que me hiciese sonreír DE VERDAD, descubrí mi pasión por la fotografía.

Fue un día de Invierno, con tan sólo 12 años, cuando mi abuela me dijo que era imposible que me contase otra anécdota porque ya habíamos hablado de toda su vida- y de la de los de su alrededor- a través de esos álbumes antiguos.

Pero yo quería más, así que pedí prestada a mi madre su cámara- por aquel entonces, de carrete- y empecé a tirar fotos a, literalmente, TODO lo que me gustaba.

 

A los 15, con una cámara compacta sólo para mí y una frustración total al sentir que lo que más me gustaba en el Mundo no se me daba bien en absoluto, decidí dejarlo.

Pero por total casualidad- no me gusta ver la tele demasiado- una tarde puse La 2 y descubrí el documental que lo cambió todo: Un vida a través de la cámara, sobre la maravillosa Annie Leibovitz.

Ahí me di cuenta de que sí podía ser buena fotógrafa, y también de que ya tenía un ejemplo a seguir.

Image

El Documental

Image

La foto más conocida de Annie.

Image

 

Mi foto más favorita de Annie Leibovitz

Tras años y años suplicando por una cámara tipo SLR (“Cámara Reflex”), decidí ponerme a ahorrar para pagarme una yo sola.

Y cuál fue mi sorpresa cuando, en mi 18 cumpleaños, toda mi familia se reunió para regalarme una Nikon D3000.

 

 

Tan sólo ha pasado un año y medio desde ese día, pero en realidad han sido clases presenciales sobre cómo usar de forma manual (la mejor forma que existe) mi cámara, vídeos de YouTube que me explicaban las funciones y un sinfín de tiempo invertido muy felizmente que se ha visto recompensado en las fotos de este Verano.

 

 

 

Aún estoy empezando, pero tantas ideas pasan por mi cabeza cada vez que miro mi escritorio, que la idea de parar me parece algo totalmente fuera de lugar.